EstrenoCasa.com
¡Compártelo!

20 Plantas Trepadoras con Flor Que Debes Tener en Casa

Las plantas trepadoras son fáciles de cultivar, unas supervivientes natas, que cumplen funciones muy  prácticas e importantes en los jardines de nuestro hogar, como decorar paredes, impedir la vista desde el exterior y tapar muros. Puedes encontrarlas de muchos tipos e incluso, puedes intentar hacer un mural con varias de ellas combinando los colores entre sí y que vayan a juego con tu hogar.

Si además, estas plantas tienen flores, entonces lo práctico se une a lo estético y tendremos lo mejor que la vegetación puede ofrecernos.

Algunas plantas son trepadoras, habiendo evolucionado para elevarse desde el suelo y crecer hacia la luz del sol para realizar la fotosíntesis. También evitan agresiones externas como mordeduras de animales, la humedad o el contacto constante con el suelo. Normalmente, las plantas desarrollan un tronco endurecido que puede soportar el peso de la planta, pero las enredaderas hacen lo mismo al no desarrollar un tronco, sino al torcer los tallos alrededor de la estructura que utilizan como soporte.

Este dominio afecta a otras plantas en el jardín porque si las trepadoras o las enredaderas usan otras plantas como soporte, evitan que la luz llegue a esas plantas y la fotosíntesis porque las trepadoras son muy frondosas. Esto aumenta la facilidad reproductiva de esta planta, por lo que es necesario controlar su crecimiento durante todo su ciclo de vida.

¿Por qué plantar enredaderas o trepadoras? A medida que crecen en altura, ocupan muy poco espacio.
Se utilizan para revestir paredes, enrejados, fachadas o como adornos porque ofrecen agradables matices y algunos son fragantes. Otros se utilizan para crear setos, definir espacios o crear imágenes interesantes.


Otras especies nos permiten cubrir el suelo. También crecen en macetas grandes con tutores.
No necesitan cuidados especiales. ¿Cómo elegir un vino o un escalador?

Lo más importante a considerar es el clima. Tiene que adaptarse bien al medio y por ello hay que prestar especial atención a:

  • Luz: las enredaderas crecen bien a la sombra, pero si elige una variedad con flores, es mejor colocarla en un lugar soleado que produzca más flores, como la buganvilla.
  • Viento: Se debe prestar especial atención a los suelos ventosos y salinos de las zonas costeras, ya que llevan sal y sedimentos a las plantas y las queman. Hay especies particularmente resistentes, como la madreselva.
  • Temperatura: debe asegurarse de que la especie sea resistente a temperaturas extremadamente bajas, como la hiedra.

Se pueden plantar en cualquier época del año y evitar el clima más frío o más caluroso. Mejor en primavera o principios de otoño. Se plantan a una distancia de 3-4 metros entre plantas para evitar el crecimiento mutuo. Si las plantas en el suelo, necesitas un hueco grande y, lo más importante, al menos a 45 cm de la pared.

Coloca las plantas en los agujeros y rellénalos con tierra rica en sustrato para que las plantas puedan echar raíces primero. Si las vides no se sostienen con raíces aéreas o paja, en espaldera, es decir, asegúrelas con un soporte de crecimiento firme, usando guías o estacas, o puntas de dedos o alambre.
¿Cómo cuidar una enredadera o una trepadora? Aunque no requiere de cuidados excesivos, considera algunas opciones de cuidados básicos:

  • Riego: Una de las principales causas de muerte de este tipo de plantas es el exceso de agua, ya que sus raíces son propensas a pudrirse. Demasiada agua también significa que no enraíza bien porque no necesita raíces fuertes y profundas para encontrar agua. Poda: Como con cualquier planta, es necesaria una poda periódica, pero existen dos tipos de poda para las plantas trepadoras:
  • Poda limpia: una vez que las plantas han alcanzado la madurez, se debe realizar una poda o mantenimiento anual para eliminar las áreas muertas, enfermas, cruzadas o desalineadas. El mejor momento es el invierno. Las vides sanas y cuidadas permiten una mejor penetración de la luz y previenen el envejecimiento prematuro.
  • Poda de floración: aplicar podas adicionales a las especies que tienen flores. Pode después de la floración para producir brotes que florecerán el año siguiente.

El trasplante está permitido hasta que la planta alcance un tamaño grande, ya que los ejemplares grandes son difíciles de transportar sin dañar sus tallos, especialmente las especies adheridas a paredes o paredes exteriores. Las recomendaciones para trasplantar vides o trepadoras son las siguientes:

1. Jazmín Chino

El jazmín no sólo es delicadamente hermoso por sus pequeñas florecillas blancas que solo duran un día, además tiene ese aroma embriagante y seductor que no tiene términos medios: o te encanta o lo aborreces. Crece pegado a la pared y mantiene sus hojas verdes o rojizas todo el año. Pierde algunas hojas, pero las repone.

Aguanta el sol y calor en los meses de verano para ayudarlo a crecer pero también es resistente al frío y algunas variedades soportan hasta heladas. Luego es recomendable que reciba 6 semanas de temperaturas frías en otoño para establecer brotes. Recuerda podar las ramificaciones y hojas más secas. Si no puedes ponerlo al aire libre, manténlo en una terraza acristalada fresca, un porche bien iluminado u otra habitación fresca para este tratamiento fresco.

2. Lúpulo

¿Sabías que esta planta es uno de los principales ingredientes de la cerveza? Pues sí, y además de ser tan útil es también muy vistosa. A esta planta le encantan las paredes, a las cuales se aferra fuertemente.

El cultivo de lúpulo es una práctica tradicional en el centro y norte de Europa, un área climática en la que las plantas encuentran el hábitat adecuado para el desarrollo vegetativo y floral. El lúpulo, de hecho, caracteriza muchos paisajes de una manera peculiar gracias a la forma particular de reproducción desarrollada en altura, que requiere estructuras de apilamiento de hasta 6-7 metros de altura. La planta de lúpulo es perenne y las plantas de producción tienen una vida económica de aproximadamente 25 años.

3. Diplademias

Hay muchas variedades y con flores de diversos tamaños y colores, muy lindas todas. Gusta de crecer en forma de espiral y hacia arriba, por lo que quedará muy bien si la colocas en una maceta grande y la ayudas a enrollarse con un tutor de madera o hierro en forma cónica para que vaya rodeándolo a medida que crece.

4. Buganvilla

Es una de mis favoritas por el vivo color de sus hojas –parecen flores, pero en realidad son hojas modificadas-: van desde el rojo y el naranja, hasta intensos fucsias; también las hay de colores pasteles y blancas, muy delicadas. Requiere mínimos cuidados, pero no es de hoja perenne.

Fácil de cultivar, la buganvilla es una planta vigorosa capaz de desarrollarse con bastante rapidez produciendo una cascada de ramas , hojas y flores de colores. Pero no olvides que la buganvilla ama el sol y que es esencial dejarla crecer en un área muy soleada para obtener una buena floración. La ubicación a la sombra evita que la planta produzca las flores coloridas características. Recuerda también que es una planta que teme al frío y especialmente a las heladas de invierno : en áreas particularmente frías, por lo tanto, es necesario proceder al cultivo en macetas para cubrir la planta en caso de frío intenso.

5. Rosales Trepadores

Las espinas de las rosas sirven para mucho más que para pincharnos los dedos cuando intentamos cortarlas. También son útiles para aferrarse a enrejados y pérgolas. Hay rosales de hojas simples o compuestos y de infinidad de colores. Todos florecen profusamente y tienen un aroma muy delicado.

6. Enamorada del Muro

En realidad se llama Ficus Pumila, pero su sobrenombre indica que es perfecta para cubrir grandes paredes por su crecimiento rápido y de poco mantenimiento. Esta especie no tiene flores propiamente, pero sus hojas cambian de color según la estación, tornándose naranjas y rojizas en otoño.

Un arbusto trepador de hoja perenne, sus orígenes provienen de Asia tropical y son de tamaño pequeño. Esta planta utiliza las raíces aéreas para adherirse a los diversos soportes colgantes, los tallos son delgados y ramificados y pueden alcanzar una longitud que oscila entre 60 y 80 cm. Las hojas en forma de corazón, de un color verde brillante, son bastante pequeñas y en algunos casos están abigarradas con blanco. Si la planta crece de forma natural, presenta una floración con pequeñas flores, mientras que en el cultivo en maceta apenas florece. Esta planta ornamental se cultiva en macetas colgantes para permitir que las ramas trepen y empapelen la pared.

7. Glicina o Wisteria

¿Recuerdas dónde vivían aquellas mujeres desesperadas («Desperate Housewives») de la tele?

Hermosísimas las flores de esta trepadora, de color tan avasallante como su aroma. Crece en racimos contundentes, como lo son también sus raíces y ramas. Tomar esto en cuenta al decidir dónde sembrarla.

A pesar de lo mencionado, la glicina es una planta que se puede cultivar tranquilamente, para embellecer no solo jardines, sino también terrazas o, si tiene suficiente espacio, incluso apartamentos. Es necesario seguir escrupulosamente algunas indicaciones: en primer lugar, en primavera es necesario plantar una muestra de glicina en un recipiente bastante grande, eligiendo uno que tenga al menos dos o tres tallos. Junto con la planta, también se debe insertar un soporte en el suelo, alrededor del cual se deben entrelazar los dos o tres tallos de la glicina para crecer verticalmente y alcanzar la altura máxima, que generalmente nunca excede los dos metros, siempre pegada a la pared.

8. Passiflora

Ya he hablado de estas hermosas plantas trepadoras en publicaciones anteriores. Sus flores son alucinantes y su fruto es comestible. Muy recomendada para cubrir enrejados.

9. Madreselva

Otra planta trepadora de fruto comestible y flores muy curiosas y perfumadas que aparecen en el otoño. Se adapta a cualquier suelo y crece muy rápido. Hay que mantenerla a raya con podas programadas.

La madreselva trepadora es muy buscada porque es una trepadora exuberante y robusta que tiene el don de retorcerse sobre un soporte y es igual a una liana con un crecimiento muy rápido. Puede alcanzar los cuatro y cinco metros de altura y produce flores fragantes que alcanzan el pináculo de la belleza en octubre, también debido al color verde esmeralda de las hojas. Esta planta ornamental tan bella y espontánea, se cultiva ampliamente, especialmente en villas y jardines donde se desea hacer una decoración ornamental, pero no solo en soportes y rejillas enrejadas, sino también en árboles con un tronco no perfectamente estético o en pérgolas o arcos que deben embellecer una entrada.

10. Campsis o Trompeta

Sus flores naranja en forma de trompeta son muy graciosas y alegres. Tiene una fuerte raíz, dato a tomar en cuenta para no sembrarla muy cerca de tuberías o suelos que puedan levantarse. Es de hoja caduca.

11. Uña de Gato

Le encanta el sol y el suelo enriquecido. Un poco delicada en climas muy fríos, pero sus flores amarillas bien valen el cuidado que demanda.

12. Clematis o clemátide

Esta planta cuyo nombre se parece más a una enfermedad inflamatoria que a un arbusto tan bonito, crece más en forma horizontal que vertical, por lo que se recomienda plantar para cubrir muros de poca altura o delimitar áreas del jardín.

13. Dama de Noche

A esta planta, llamada también Flor de Luna, la denominan así porque tiene la particularidad de que sus flores aparecen sólo por la noche. Toma esto en cuenta si tienes un área del jardín donde puedas sentarte a apreciar este fenómeno, mientras te relajas después de un día agitado.

14. Ipomea o Campanilla

Una de las ventajas de esta planta es que se trata de hoja perenne, lo que va a favorecer que se vea hermosa todo el año. Pueden crecer hasta 2 o 3 metros de altura si se utilizan unos tutores para ayudarla a crecer. Florece en verano y en otoño pudiendo disfrutar de unas preciosas flores que pueden ser blancas, azuladas, moradas, rojo o amarillo.

15. Lathyrus o Guisante Trepador

Es conocida como guisante de olor, Arvejilla de olor, Caracolillo de olor, Chicharito de olor, Chícharo de jardín, Fríjol de olor, Guisante de jardín, Látiro, Látiros. Esta planta es originaria de Italia y florece al final de la primavera. Su flor es sencilla y sugerente de colores que van desde los rosas pálidos, pasando por los fucsias y llegando hasta los violetas intensos. También tienen un olor muy agradable. Ideales para decorar balcones y terrazas, se recomienda en plantarlas en zonas poco expuestas al sol, son resistentes al calor y necesitan cuidados durante el invierno para sobrevivir a la helada.

16. Thunbergia

Si eres amante del color amarillo, entonces estas son las plantas trepadoras que debes plantar. El color de sus flores es intenso y contrasta con su centro de color negro. Florece mucho y por mucho tiempo.

17. Plumbago

El plumbago es una planta trepadora sarmentosa cultivadas en macetas y en el suelo por su floración abundante y prolongado con unas manchas de color con sus inflorescencias de picos de color azul claro.

A esta planta también se la conoce como jazmín azul o celestina; tiene flores de un color delicado que crecen en pequeños ramilletes y florecen profusamente casi todo el año (excepto en inviernos muy fríos). Mientras más sol reciba, más flores dará.

18. Hardenbergia

Hardenbergia es una planta que pertenece a familia de las leguminosas – papilonáceas y es originaria de Australia. Esta planta puede llegar a medir hasta 3 metros de altura gracias a sus tallos volubles y largos, lo que favorece que se enrede. Una de las ventajas que tiene esta planta es que es de hoja perenne, por lo que adornará siempre el muro, tapia o pérgola donde se la siembre. Florece en profusos racimos violeta, muy llamativos.

19. Bignonia de Invierno

Originaria de Suramérica, esta planta de flores amarillas y anaranjadas muy peculiares se agrupa en ramilletes. Como curiosidad, florece en invierno, por lo que es una planta maravillosa para mezclarla en el jardín con plantas que florezcan en primavera o verano siempre conseguirás que tu jardín luzca lleno de colores. En cuanto a los cuidados necesita es importante tener en cuenta que hay que darle riego moderado y hacer podas eventuales. Su hoja es perenne.

20. Akebia

Es un arbusto trepador originario de Asia y pequeñas flores púrpura de pétalos redondeados que despiden un rico aroma dulzón. Esta planta es de hoja caduca. Si la plantáis en zonas de temperatura suave o inviernos suaves veréis que su verdor es más perenne. Florece en primavera y tiene flores masculinas y femeninas, separadas entre sí, aunque florecen al a vez. Sus colores suelen ser de color rojo intenso y produce frutos de color rosa pastel cuando los veranos son cálidos.

Conclusión

Todas las trepadoras son muy vigorosas y algo invasivas. Sea cual sea por la que te decidas, controla su crecimiento, guíalas con tutores, pódalas cada tanto y siéntate a disfrutar del colorido de sus hermosas flores.

Última actualización el 2021-08-07 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

About the Author Amanda Latorre

Hola, soy Amanda, actualmente vivo en Barcelona y hace poco me he mudado a vivir sola. He creado este blog para compartir experiencias con aquellos que están comenzando a vivir solos por primera vez y buscan una ayuda para escoger que comprar para sus casas.

  • Ana Maria dice:

    la foto que dice ENAMORADA DEL MURO y sus hojas son rojizas,, no es la FICUS PUMILA,, es una AMPELOPSIS,, arreglen eso,, la de abajo es la Ficus Pumila,

  • evair dice:

    como se llama la planta trepadora que cambia de color a rosa

  • >