Estreno Casa
¡Compártelo!

Cómo restaurar un sofá paso a paso

El sofá es el centro de cualquier salón y elemento clave de nuestro descanso cuando estamos en casa y de la impresión que se lleven nuestros invitados. Sin embargo, debido a su uso, también es un mueble que envejece y se deteriora con rapidez. Ya sea que tengas un sofá muy viejo, o simplemente que no lo sea pero lo parezca, si el presupuesto no te da para comprar otro, nosotros te enseñamos Cómo restaurar un sofá paso a paso. Para que puedas alargar la vida útil de tu sofá y que luzca como nuevo.

como-restaurar-un-sofa.png

Qué necesitas para restaurar un sofá

Estamos deseando llegar a casa para sentarnos y en él y hasta para tumbarnos. Es posible que más de una noche hayamos dormido en él, y desde luego que nuestro sofá ha sido testigo de muchos de nuestros momentos incluso los más íntimos. Comemos en el sofá, bebemos y nos tomamos la siesta. Si hay mascotas en casa, de seguro que también es uno de sus objetos preferidos para tumbarse y para jugar, lo cual incluye algún que otro arañazo y mordisco como resultado. Pero, ¿qué le vamos a hacer?

Cuidarlo, por supuesto, limpiarlo con frecuencia y procurarle un buen mantenimiento. Si todo esto falla, llegó el momento de ¿tirarlo a la basura? ¡Espera, no vayas tan deprisa! Que un sofá viejo tiene arreglo y podemos arreglarlo nosotros mismos cambiando su tapicería. Cuando lo hayas hecho una vez, comprobarás que no es para tanto, y que merece la pena saber la técnica para tener siempre un sofá nuevo y diferente, sin tener que invertir demasiado.

Los materiales para reparar el sofá van a depender de varias cosas, la primera de ellas de cuál sea el destrozo que tiene el sofá, esto es si se trata de los almohadones, o de la estructura. Y en segundo lugar, de qué materiales está hecho el sofá. Porque se puede utilizar materiales diversos como plumón, copos de fibra, espuma de poliuretano, o viscoelástica.

como-restuarar-un-sofa-paso-a-paso-instagram-el-legado-antiguedades

En cuanto a la parte exterior del sofá, la recomendación es escoger la tela adecuada. Esto va a depender de tus gustos, principalmente, pero también hay que aplicar el sentido común y optar por lo más práctico, dentro de las distintas opciones. Las mejores telas son las de algodón, y algodón con poliéster, las de lino y las de chenilla.

Si lo que necesitas es cambiar la estructura porque el sofá está hecho polvo, también es posible conseguirlo. Lo ideal es elegir un armazón que sea resistente. En este sentido, los que tienen cintas elásticas o vienen con muelles ondulados.

Lo que sí es necesario es que al menos el armazón de madera esté bien conservado y sea de calidad. Si lo está, todo es cuestión de ponerse manos a la obra para repararlo y darle una segunda oportunidad a tu viejo sofá. A continuación, vamos a ver cómo restaurar un sofá de tela y un sofá de piel.

Mira cómo diseñar tus propios muebles:

Cómo restaurar un sofá de tela

Si tienes en casa un sofá de tela que necesita una reparación, sigue estos pasos y en poco tiempo tu sofá parecerá recién comprado. Lo primero es revisar el sofá de arriba abajo para comprobar cuál es su estado y qué desperfectos son los que tiene, para arreglarlo de manera efectiva.

Comenzamos, por lo tanto, con este primer paso que será revisar el cinchado, lo cual consiste en prestar atención a la base del sofá. Aquí encontraremos unas cinchas de fibra natural o elásticas y que van grapadas a los lados del sofá. Con el uso y con el tiempo, estas cinchas pueden romperse o aflojarse. Si te encuentras que esto es lo que sucedió, ¡no te alarmes! Tiene arreglo. Retíralas y vuelve a graparlas. Tienen que formar una red y haber una distancia entre una y otra de unos 10 cm.

como-restuarar-un-sofa-paso-a-paso-instagram-aritzadg

Hecho lo anterior, el segundo paso es renovar la espuma. Del uso, esta espuma ya se habrá apelmazado y habrá perdido cuerpo. Hay que sacarlas y renovarlas. Para ello, toma medidas, para que aciertes con la forma y medida que debes introducirle.

¿Y las patas qué hay de ellas? Pues habrá que renovarlas también. De modo que el tercer paso es observar las patas y proceder a cambiarlas si es necesario. Destornilla las viejas y reemplaza por patas nuevas. Si no tienes patas nuevas, o tan solo muestran unos pequeños agujeros las patas viejas, entonces tapa los desperfectos con masilla y ¡listo!

Otro paso necesario a la hora de restaurar un sofá es renovar la madera. Para ello, toca lijar y limpiar y, posteriormente, aplicar barniz.

El último paso es cambiar la tela. Quizás con una buena limpieza sea suficiente. Hay productos excelentes que dejan la tapicería como nueva. Si no, se le coloca una tela nueva y así presumes de sofá nuevo, más a tu estilo.

Toma ideas para restaurar tus muebles viejos:

Cómo reparar un sofá de piel

El sofá de piel es aún peor que el de tela, porque tiende a estropearse antes. Pronto le salen rayas, grietas o escamas. Esto ocurre por falta de hidratación pues, a fin de cuentas, estamos hablando de piel. Este material nos exige cuidados extra.

como-restuarar-un-sofa-paso-a-paso-instagram-amaltea-antiques

El primer paso para reparar un sofá de piel es limpiarlo. Puedes usar un trapo seco, una bayeta o un cepillo con cerdas suaves. El repaso final, dáselo con la aspiradora. Una vez limpio el sofá, veamos qué desperfectos tiene y cómo arreglarlos.

Si lo que tiene el sofá son meros roces, o rayones superficiales, podemos solucionarlo aplicando una buena capa de vaselina y esperando a que la piel la absorba. Hecho esto, podemos aplicar un poco de betún, o tinte para cuero. Si, hablamos de grietas, entonces los cuidados han de ser mayores, y habrá que recurrir al pegamento para cuero.

Aplica un poco de alcohol antes de poner el pegamento. Seca y pon pegamento en los bordes de las grietas. Ten cuidado de que el resultado se vea natural y no se note que está pegado. Usa un bastoncito del algodón para echar el pegamento y limpia el exceso con papel de cocina.

Si encontramos surcos en el sofá de piel, esto ya son palabras mayores y necesitaremos tener más tela de cuero del sofá para ponerles un parche. También se usa el pegamento para unir estas piezas y se procede a ello con mucho cuidado. Una vez pegado y recortado el cuero sobrante, aplicaremos cuero líquido o, en su defecto, masilla, para igualar la superficie. Hay productos que sirven para unificar. Y, finalmente, el tinte para cuero. También puedes culminar el sofá con un producto para darle brillo.

Te puede interesar:

Galería de imágenes Cómo restaurar un sofá paso a paso

About the Author Teresa

>