Estreno Casa
¡Compártelo!

Cómo decorar un patio interior: ideas y consejos

Tener un patio interior en casa es tener la posibilidad de crear un espacio único y personal, donde poder relajarnos al llegar después de un duro día de trabajo. Si tienes suerte y dispones de un espacio así, quizás te interese saber cómo sacarle el mayor provecho, ¿dónde?, aquí, en este espacio que dedicamos a Cómo decorar un patio interior: ideas y consejos.

Vergel Interior

No importa el espacio, ni siquiera que sea un patio interior, siempre habrá una planta que pueda adecuarse a al espacio y la luz.

Un rincón lleno de encanto gracias a este pequeño salón compuesto por muebles livianos, sin estructuras abultadas, sino en hierro forjado, que aguanta muy bien la temperatura exterior. Una disposición adecuada, como es el sillón frente a la entrada, flanqueado por un par de sillones.

Destacan los abultados y mullidos cojines que darán el punto de confort. Cuando llegue el invierno, la mesita redonda central, realmente es una barbacoa abierta, sólo tendremos que llenarla de carbón y tendremos un saloncito exterior calentito.

El suelo en porcelana de exterior en color crema, para conseguir mayor luminosidad, hace contraste con las paredes en gres de imitación piedra, para no perder ese encanto rústico que tanto nos gusta.

Las plantas colocadas estratégicamente en las esquinas, plantas verdes y enormes, que aportan verticalidad al espacio. En definitiva, un espacio de verano e invierno que cumple perfectamente con lo que buscamos, descansar, rodeados de naturaleza.

Piedra y Hormigón

Un espacio pequeño al aire libre. En este caso se trata de un patio interior al que se puede acceder desde distintas estancias. Un lugar ideal para pasar la terribles tarde de calor. La pared del fondo pintada en un color hormigón, para que sirva de lienzo en la composición.

Una ducha dará funcionalidad a este espacio y qué mejor en esa enorme pared gris. Seguramente os preguntéis porqué en gris, pues la respuesta la tenemos delante, los árboles que encuadran el espacio de relax, resaltarán más y mejor si detrás, tenemos un lienzo gris.

El frescor de los árboles viene acompañado de una pequeña acequia con agua, vestida en piedra. La piedra también tiene su función ya que con la humedad, el musgo comenzará a apoderarse de la piedra, proporcionando ese color verde tan característico, que suavizará visualmente el espacio.

Un suelo en china lavada y un paseo en piedra, pizarra negra para un acceso más cómodo a la zona central. La zona de relax situada en el centro del espacio, es muy ligera, para no cargar el espacio y proporcionar un ambiente muy agradable y luminoso.

Piedra y Madera

Otra bonita idea para un patio interior. En esta ocasión, el patio está protegido por un gran toldo que proporcionará la sombra que necesitamos.

La combinación de la madera del suelo, que también puede sustituirse por gres de exterior imitación madera, queda en perfecta armonía con la piedra que recubre parte de la pared derecha. En este caso, se ha optado por plantas que requieren poco cuidado y poca luz, plantas de bambú o boj.

El bambú aportará verticalidad al espacio mientras que el boj, mucho más tupido, aportará la frondosidad. En este caso, todas las plantas se han colocado en macetas de distintas formas.

El podado de estos arbustos en forma de bola añade originalidad. Destacamos, también el espejo suspendido en el centro del muro trasero, rodeado de hiedra, que duplicará la frondosidad del espacio.

Al fondo, el espacio de relax, en el que dos enormes sillas colgantes nos proporcionará ese espacio ideal para leer un libro o relajarse. Una buena idea que sean colgantes, así se consigue profundidad y continuidad en el espacio. Para terminar, unos árboles de aligustre y una hiedra que recorra todo el muro, para crear un ambiente muy fresco.

Minimalismo Puro

Hasta ahora hemos visto patios interiores decorados profusamente, ahora le toca el turno a los espacios más minimalistas y por lo tanto, espacios que necesitarán menos mantenimiento.

En este caso el espacio es grande y la forma en la que se ha distribuido deja una sensación de limpieza y orden. Empezando por la pared del fondo, ésta se ha recubierto con lamas de madera de exterior en distintos tonos, colocado en horizontal para producir un efecto de amplitud.

En este caso se ha dejado el espacio vacío aunque una bonita mesa baja con un par de sillones de grandes cojines, quedarían de maravilla.

Se ha colocado una luz cálida en la parte superior, que alumbra de arriba a bajo, esto se ha hecho para resaltar el muro cuando llega la noche, generando un efecto muy agradable.

La línea de madera se ha seguido por las paredes laterales, esta vez cubriendo sólo el tercio superior, mientras que el resto se ha dejado en blanco, proporcionando un espacio más luminoso y limpio.

La parte inferior de los muros se ha destinado a un espacio verde y frondoso. Una jardinera corrida hecha de obra nos proporcionará el frescor y la nota de color al espacio. Como en todos los jardines, se necesita verticalidad y esa se consigue con los árboles, colocados estratégicamente, sólo en la mitad de ambas jardineras.

Aprovechando el lateral de la jardinera, se ha construido un banco gigante de obra, al que se le ha recubierto de madera, siguiendo con la temática de las paredes.

La parte central se ha recubierto con césped, y debe ser césped de verdad puesto que la barbacoa o chimenea se ha colocado justo encima. Una alfombra de césped podría ser peligroso, si cayeran ascuas.

Si colocamos en las jardineras luces cálidas, enfocando hacia el muro, el efecto por la noche nos daría mucha más calidez, sobre todo tratándose de un espacio tan grande y minimalista.

Pequeño y Funcional

Para este patio interior, el foco de atención se sitúa en el gran muro de piedra vertical. A partir de aquí, se ha montado un pequeño y funcional salón, sin quitarle protagonismo.

Debido a que el espacio no es demasiado grande, se ha intentado aligerar visualmente sin necesidad de prescindir de nada.

Las plantas se han colocado todas en la pared a destacar, son plantas verdes, que acentúan el color de la piedra. Como vemos no se trata de poner plantas frondosas pero sí, aplicar la teoría de la verticalidad que hemos estado destacando en todas las imágenes.

En este caso se ha recurrido a plantas con hojas grandes y llamativas pero que no ocupan volumétricamente mucho espacio. Estas irán alternándose con otras de menor altura. El contraste del macetero con el verde de las plantas ha sido todo un acierto, siendo además el color predominante de todo el conjunto.

Sólo queda el espacio de relajación y para ello, se ha optado por un sillón de jardín en hierro negro y madera, una combinación que además de decorar, produce un efecto limpio, en gran parte gracias a las líneas puras del conjunto.

La mesa baja sigue la misma temática de colores, aprovechando el cristal gris como color dominante. Para equilibrar el espacio, se ha colocado un sillón individual.

También te puede interesar:

About the Author María del Mar Rojas

>