EstrenoCasa.com
¡Compártelo!

Cómo conseguir un dormitorio más cálido y acogedor

Un dormitorio no sólo un lugar para dormir. El dormitorio es un espacio en el que relajarnos. Nuestro pequeño santuario. Nuestro rincón especial para leer, escuchar música, revisar nuestras redes sociales, para reflexionar o simplemente para descansar. Esto hace que un dormitorio tenga que perfilarse como un lugar principalmente acogedor y muy cálido ¿Cómo conseguirlo? Hay muchas formas de hacerlo, por ejemplo con el textil adecuado.

Ropa de cama acogedora

Sábanas de algodón o lino. Sábanas con colores cálidos, desde el beige hasta el marrón. Un edredón mullido, de esos que invitan a tumbarse en el mismo momento y diseños de edredones modernos que casan a la perfección con estéticas que son tendencia, como los dormitorios nórdicos o de estilo industrial.

Sí, sabemos que los edredones nórdicos son siempre una opción muy interesante, pero las tendencias cambian, y actualmente la gente apuesta mucho más por edredones. Además, no podemos negar que la posibilidad de contar con un edredón de invierno y otro para las estaciones menos frías nos parece muy buena idea.

Alfombras para el dormitorio

¿Una alfombra para el dormitorio? Definitivamente sí. Las alfombras son elementos que dan calidez de una forma automática a cualquier estancia de la casa, también en el dormitorio.

Las alfombras que más calidez aportan son las que están hechas a partir de fibras naturales. Alfombras de yute, de rafia o alfombras de textiles tipo lana, que, además, proporcionan una pisada muy confortable y cálida que agradeceremos a primera hora del día.

Hay que decir que dependiendo del tipo de dormitorio que tengamos, podremos escoger formas más adecuadas. Así, un dormitorio pequeño, puede verse beneficiado con alfombras más pequeñas que se ubiquen en los laterales de la cama. Mientras que un dormitorio más grande podrá incluso incorporar una gran alfombra redonda en partes como la del armario o vestidor.

Muchos cojines de muchas formas y tamaños

No hay duda de que las camas que más llaman nuestra atención, son las grandes camas llenas de cojines. Este tipo de camas incitan al descanso automático. Estéticamente, además, son todo un acierto.

Escojamos varios tipos de cojines, pero no sólo en lo que a fundas se refiere, también en tamaños o incluso en forma; y es que un cojín redondo podría ser el broche perfecto para una composición de varios tamaños de cojines cuadrados y rectangulares.

Si hemos escogido un edredón de cama con muchos colores, lo mejor será ser más precavidos en el uso del color en los cojines. Si tenemos un edredón o nórdico más bien neutro, podemos dar rienda suelta apostando por pinceladas de color y estampados más atrevidos.

Cestería en dormitorios

Con tanto textil ¿qué pinta la cestería aquí exactamente? Precisamente ser un lugar en el que poder almacenar nuestros textiles cuando no los usemos y, al mismo tiempo, dar calidez a ese rincón del dormitorio.

Una cesta de mimbre puede servirnos para guardar mantas que usemos únicamente cuando nos recostamos para leer. Puede ser el lugar en el que guardemos los cojines una vez nos metamos en la cama o un espacio para guardar edredones y mantas varias. Además, no podemos negar que una cesta siempre aportará calidez a cualquier estancia.

About the Author mari

>